22 de diciembre de 2021

Medición de la humedad del suelo

No sólo es una medida útil en la agricultura, sino que también se utiliza ampliamente en la meteorología: la medición del contenido volumétrico de agua (VWC). Una pequeña explicación...

Se sabe que las mediciones de la humedad del suelo son útiles en la agricultura. Ayuda en gran medida a determinar el programa de riego de los cultivos. También se sabe que es una medida útil cuando se trata de definir el uso eficiente de los fertilizantes.

Como el agua es uno de los transportes del fertilizante a través del suelo y también puede influir positiva o negativamente en el efecto del fertilizante, está claro que es importante saber cuánta agua contiene el suelo. Por supuesto, la humedad del suelo está muy influenciada por las precipitaciones. Dependiendo del tipo de suelo, las precipitaciones drenarán fácilmente o se detendrán en las capas inferiores que son impermeables.
Sin embargo, una parte del agua quedará ligada a las partículas del suelo (efecto hidroscópico). Por supuesto, las plantas necesitan agua para crecer, por lo que es importante saber que la humedad del suelo, que transporta los nutrientes, es suficiente para ello. Esto hace que el uso de las mediciones de la humedad del suelo en la agricultura sea bastante obvio.

Tal vez sea menos obvio que la humedad del suelo también es importante en la previsión meteorológica local y en la predicción del tiempo local. Cuando el suelo en la superficie tiene un alto contenido de agua, es probable que cuando la temperatura aumente durante el día, haya evaporación. Un mayor contenido de agua en el suelo significa claramente una mayor evaporación y, de hecho, esta mayor evaporación limitará el aumento de la temperatura del aire.

Así que, de hecho, cuando los valores de humedad del suelo son altos, la temperatura del aire sube menos.
Una mayor evaporación hará que haya más agua en el aire; una consecuencia lógica será que la temperatura del punto de rocío aumentará. El punto de rocío es la temperatura en la que se condensa el vapor de agua: el aire caliente puede contener más agua que el aire frío. Cuando la temperatura desciende (cae por debajo del punto de rocío), el aire más frío se satura de agua y el vapor se condensará.
Esta energía del proceso de condensación tendrá un efecto de calentamiento del aire y limitará así que la temperatura del aire siga bajando.

Una alta evaporación, es decir, un alto contenido de agua en el aire, también influirá en la probabilidad de que se produzcan precipitaciones. Cuando el aire caliente se eleva, en combinación con, por ejemplo, un frente de baja presión, es probable que cuanto mayor sea el contenido de agua del aire, mayores serán las probabilidades de que llueva.

La medición del contenido de agua en el suelo, o la humedad del suelo, se expresa en su mayoría en %. Es el porcentaje de agua en el suelo, en relación con el volumen del mismo. Un valor de medición del 15% significa que 1m3 de suelo contiene un 15% de agua: así que en este ejemplo de cálculo significa que 1m3 de suelo contiene 15 litros de agua.

En un sensor de humedad del suelo que mide el VWC (Contenido Volumétrico de Agua) a menudo se utiliza una combinación de medidas: la humedad del suelo, combinada con la temperatura y la CE es una combinación muy común.
Es evidente que el contenido del "suelo" no será el mismo en todas partes, por lo que esto puede provocar diferencias en las lecturas de un lugar a otro. Por otra parte, no siempre es necesario obtener resultados de medición muy precisos: a menudo basta con conocer los cambios relativos a lo largo del tiempo en una zona determinada.
Para obtener valores de medición precisos, se aconseja utilizar una curva de calibración "específica para el suelo".